Desde niños aprendemos que el corazón es el órgano que bombea sangre al resto de nuestro cuerpo y nos mantiene con vida. Lo estudiamos un poco en la escuela y algunos dedican su vida a entender su funcionamiento médico. Pero muy poco hemos estudiado la inteligencia que tiene nuestro corazón.

En años recientes, la neurociencia ha descubierto que nuestro corazón tiene su propio sistema nervioso. Existen más de 40 mil neuronas en nuestro corazón. Esto permite que nuestro corazón y cerebro tengan una comunicación constante. De hecho, estos estudios han descubierto que el corazón le envía 4 veces más señales a nuestro cerebro que viceversa.

La inteligencia de nuestro corazón es la que rige y controla nuestras emociones y es la que nos permite tener inteligencia emocional. Es por esto que cuando sentimos emociones como felicidad, agradecimiento, compasión y cuidado, cambian los patrones de actividad de nuestro sistema nervioso y se reduce la producción de cortisol, la hormona del estrés.

Entonces, ¿Cómo acceder a la inteligencia de nuestro corazón?

Para esto, se han desarrollado unas técnicas específicas que te permitirán controlar, no solo tus emociones, si no tu bienestar físico y emocional.

Cuando te conectas con tu corazón y entiendes la ciencia que hay detrás de él y aprendes a usar todo su potencial, logras construir relaciones más sanas, aumentar tus niveles de energía, construir la capacidad de resiliencia, obtener una mejor calidad de sueño, logras ser una persona más paciente, agradecida, positiva frente a cada reto y logras llevar tu día a día en fluidez.

Comparte este contenido
Enviar
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola, soy Cata, ¿Cómo te puedo ayudar?