Además de ser el órgano que bombea sangre a nuestro cuerpo y nos mantiene vivos, el corazón es un centro de procesamiento que envía señales importantísimas al resto del cuerpo. Es allí donde se generan todas nuestras emociones y, por lo tanto, el control de nuestra vida. Cuando entendí que el corazón no es solo el órgano que me mantiene viva, comprendí que cada acción y decisión que tomo está basada en una respuesta científica que sucede en mi interior. Por eso decidí estudiar el corazón y ayudarles a otros a entender que la vida puede estar en balance si aprendemos a entrenar nuestras emociones.

Enviar
¿Cómo te puedo ayudar?
Hola, soy Cata, ¿Cómo te puedo ayudar?